SE LLAMABA CONSUELO

“Se llamaba Consuelo, y yo entonces no sabía que su nombre marcaría el camino de una vocación. Fue mi primera Maestra de Vida, y ella no lo sabía. Yo me acerqué a sus circunstancias desde el Ayto. de Carballo y el servicio de Teleasistencia. Yo creía que me necesitaba… y me di cuenta enseguida que era yo quien la necesitaba a ella. De que el nombre que le pusieron en la pila bautismal podría ser perfectamente el sobrenombre del voluntariado social: consuelo. Consuelo.

Me voy a permitir – solo en mi nombre, por descontado – confesar que el mérito de cada acercamiento a aquellas personas a quienes me he ofrecido como voluntaria social, no es mio. En circunstancias diversas y personalidades muy distintas en tod@s he percibido lo mismo; personas capaces de pedir ayuda. A quienes la vida ha “tocado”, pero no “hundido”. Y que no se quejan… que te dan lo que tienen, e, incluso, lo que no se dan a si mismas. Que nunca abandonas su entorno habiendo dejado suficiente, porque te llevas mucho más: sus muestras de afecto, complicidad y cariño. Miradas limpias de gratitud infinita que quieres, sin desmerecerlas ni ofender, devolver en cada una de las tuyas. Se crea una corriente de calidez humana que te mantiene satisfecha por mucho, mucho tiempo. Que te alimenta el alma.

Y es importante el alma. Y también pedir ayuda cuando se necesita; la arrogancia de no hacerlo se paga cara. Por eso son tan especiales para mi y para un aprendizaje que no está en los libros, pero sí en el corazón, todas y cada una de las grandes personas que el voluntariado ha puesto en mi vida. Las recuerdo a todas, sin objetividad, seguro. Pero cuando pienso en ellas, primero una sonrisa y, si estoy de “otoño” (como ahora) alguna lagrimilla de añoranza y reconocimiento me ratifica que es una labor no solo necesaria, sino escrita en nuestros genes de seres sociales. Todos ayudamos, aún sin saber ni pretender, y todos necesitamos que nos ayuden.

¡Va por vosotros; Maestros!.”

                                                                               Fdo: MARÍA JOSÉ MARTÍN BENITO

                                                                               VOLUNTARIA DE ALZHEIMER SORIA DESDE 2010

Comentarios cerrados.